Archivo para octubre, 2009

EL CONTRADICTORIO MOVIMIENTO CIVILIZATORIO DEL CAPITAL

Posted in Capital, ciencia natural, circulación, cualidades físicas y espirituales, desarrollos locales, dinero, división del trabajo, EL CAPITAL, explotación de toda la naturaleza, fuerzas productivas, ideolatria de la naturaleza, industria, industria universal, la circulación se presenta como un momento de la producción, la gran influencia civilizadora del capital, la producción del hombre como un producto social, la satisfacción tradicional, la sociedad burguesa, límite, Marx, mercado mundial, Movimiento civilizatorio, nuevas ramas de la producción, objeto, plustrabajo, plusvalía relativa, plusvalia absoluta, prejuicios nacionales, puntos de cambio, revolución constante, tiempo suplementario, trabajo objetivado, valor de uso on 30 octubre 2009 by haciaelcapital

 

Menzel- el trabajo

La creación de plusvalía absoluta por el capital —más trabajo objetivado— tiene como condición que se amplíe el ámbito de 1a circulación y que se amplíe además constantemente. La plusvalía creada en un punto requiere la creación de plusvalía en otro punto, por la cual ella se pueda cambiar; aunque en un primer momento se trate solamente de producción de más oro y plata, de más dinero, de forma tal que, si la plusvalía no puede convertirse inmediatamente de nuevo en capital, pueda existir en la forma del dinero como posibilidad de nuevo capital. Una condición de la producción  basada sobre el capital es, por lo tanto, la producción e un círculo de la circulación continuamente ampliado, bien sea que el círculo es directamente ampliado, o que son creados más puntos en el mismo como puntos de producción. Si la circulación se presentaba al principio como una magnitud dada, aquí se presenta como una magnitud variable, y como una magnitud que se expande mediante la producción misma. Consiguientemente, la circulación se presenta como un momento de la producción. De la misma forma que el capital tiene por un lado la tendencia a crear continuamente más plustrabajo, también tiene por otro la tendencia complementaria de crear más puntos de cambio; es decir, aquí desde el punto de vista de la plusvalía absoluta o del plustrabajo absoluto, el capital tiene la tendencia a necesitar más plustrabajo como complemento de sí mismo;  au  fond el capital tiene la tendencia a propagar la producción basada sobre el capital o el modo de producción a él correspondiente. La tendencia a crear el mercado mundial viene dada inmediatamente en el concepto de capital. Todo límite se presenta como un límite a superar. Ante todo el capital tiene la tendencia a someter todo momento de la producción al cambio y a negar la producción de valores de uso inmediatos, que no entran en el cambio, es decir, tiene la tendencia a co1ocar precisamente la producción basada sobre el capital en lugar de modos de producción anteriores y, desde su punto de vista, primitivos. El comercio ya no se presenta aquí como una función que tiene lugar entre producciones independientes para el cambio de su excedente, sino como un presupuesto esencial omnicomprensivo y como un momento de la producción misma.

  Sigue leyendo

CONTRADICCIÓN CARDINAL DEL CAPITALISMO

Posted in Aumento ilimitado de la producción, Capital, Conflicto, Contradicción, Desarrollo incondicional de las fuerzas productivas sociales del trabajo, EL CAPITAL, el capital y su autovalorización, El mercado mundial, El verdadero límite de la producción capitalista, La expropiación y empobrecimiento de la gran masa, La producción como fin en sí mismo, Los medios de producción, Los productores, Marx, Medio histórico, Objetivo de la producción, Sociedad de productores, Uncategorized on 20 octubre 2009 by haciaelcapital

MaxBotanists

El verdadero límite de la producción capitalista lo es el propio capital; es éste: que el capital y su autovalorización  aparece como punto de partida y punto terminal, como motivo y objetivo de la producción; que la producción sólo es producción para el capital, y no a la inversa, que los medios de producción son meros medios para un desenvolvimiento constantemente ampliado del proceso vital, en beneficio de la sociedad de los productores. Los límites dentro de los cuales únicamente puede moverse la conservación y valorización del valor de capital, las que se basan en la expropiación y empobrecimiento de la gran masa de los productores, eso límites entran, por ello, constantemente en contradicción con los métodos de producción que debe emplear el capital para su objetivo, y que apuntan hacia un aumento ilimitado de la producción, hacia la producción como fin en sí mismo, hacia un desarrollo incondicional de las fuerzas productivas sociales del trabajo. El medio –desarrollo incondicional de las fuerzas productivas sociales- entra en constante conflicto con el objetivo limitado, el de la valorización del capital existente. Por ello, si el modo capitalista de producción en un medio histórico para desarrollar la fuerza productiva material y crear el mercado mundial que le corresponde, es al mismo tiempo la constante contradicción entre esta su misión histórica y las relaciones sociales de producción correspondientes a dicho modo de producción.

 (El Capital. Siglo XXI, Vol. 6, pág. 321)

MARX Y LA GLOBALIZACIÓN

Posted in Ciro Mesa Moreno, Marx, Marx y la globalización on 16 octubre 2009 by haciaelcapital

                       

                                  Ciro Mesa

  El proceso para el que actualmente se utiliza la palabra “globalización” fue un tema central del materialismo histórico. Marx consideraba que la constitución del mercado mundial y la expansión del capitalismo hasta convertirse en un sistema universal era una tendencia inmanente del capital. Su argumento se basaba en la tesis de que lo que denomina “trabajo objetivado” (mercancías, dinero, medios de producción) sólo puede reproducirse como capital si se amplía de forma constante el círculo de la producción y el intercambio capitalista. La propia subsistencia del capital depende de su expansión constante. El capitalismo, piensa Marx, tiene que tender por su propia dinámica a mundializarse. Y puede conseguirlo. La enorme capacidad que genera para producir mercancías a bajo coste actúa -así se formula gráficamente en el Manifiesto– como la artillería pesada con que “demuele todas las murallas chinas y los prejuicios locales”. Adoptar ese modo de producción se convierte en cuestión de supervivencia, y ante su fuerza civilizatoria todas las peculiaridades culturales o nacionales deben hacerse funcionales con el capital o desaparecer. El capitalismo, según Marx, está llamado a constituirse como civilización universal que troquela el mundo a su imagen y semejanza.

globalizacion2

 

   Sigue leyendo

PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICION DE “EL CAPITAL”

Posted in Capital, EL CAPITAL, Marx, Prólogo a la primera edición de EL Capital on 13 octubre 2009 by haciaelcapital

La obra cuyo primer tomo entrego al público es la continuación de mi trabajo “Contribución a la crítica de la economía política”, publicado en 1859. La prolongada pausa entre comienzo y continuación se debió a una enfermedad que me ha aquejado durante años e interrumpido una y otra vez mi labor.

soviet-poster21

Sigue leyendo

Nota acerca de la cuestión teoría-praxis (tesis undécima sobre Feuerbach)

Posted in Ciro Mesa Moreno, Feuerbach, Marx, Tesis sobre Feuerbach, tesis undécima on 5 octubre 2009 by haciaelcapital

 

Ciro Mesa

180px-ElfteThese

Se trata de una cuestión que vuelve una y otra vez, y no siempre mejorada por el camino. A menudo vuelve más oscurecida, sobre todo porque se cree tener la perspectiva correcta, definitiva y cosas así. A menudo se invoca la undécima de las tesis de Marx sobre Feuerbach pasa solventar el asunto. Y, en realidad, tampoco con esto se aclara la cosa.

Sigue leyendo

Sobre las anticipaciones del apocalipsis en Marx

Posted in anticipaciones, Apocalipsis, Apocalipsis en Marx, Ciro Mesa Moreno, Comunismo, Marx on 2 octubre 2009 by haciaelcapital

 

Ciro Mesa      

“En esta época estridente, que retumba por la cacofonía de hechos que producen informaciones e informaciones que producen hechos, …” (Karl Kraus).

 

 apocalipsis-de-san-juan

-I-

   Marx fue un pensador militante, un activista político, un hombre de partido. Esto es un indicio de lo a fondo que asumió que la historia constituye un proceso abierto. Su momento optimista, su confianza última en la racionalidad de los hombres, no clausuró la consciencia materialista de la incertidumbre. El concepto marxiano de historia no incluye la representación de un final cerrado y predeterminado, al que la humanidad se encamina inexorablemente, representación que constituye para él una mistificación metafísica. Pero interpretó su época como una realidad atravesada por promesas emancipatorias con cuya realización se compromete y cuya realización espera. Pensó que la tendencia dominante de la historia humana era la que apuntaba hacia una humanidad emancipada, socializada de un modo no-coactivo. Sin embargo, al pensar la historia como un proceso abierto, su diafragma teórico debió abrirse hasta atender a las posibilidades negativas. De ahí que en sus textos también podamos encontrar rastros del apocalipsis. Se trata, efectivamente, de rastros, no de una teoría apocalíptica acerca del fin de los tiempos. Marx fue también en algunos momentos de su escritura, tal vez a su pesar, anunciador de catástrofes. Digo a su pesar por la forma en que aparecen las posibilidades apocalípticas en sus textos: reticentemente, como temores desactivados por la confianza en el instinto de autoconservación del animal humano, como dudas que se expresan pero de las que no se extraen sus consecuencias últimas. Este escrito se dedica a indicar y comentar algunos de los textos de Marx en los que se manifiestan aquellos rastros del apocalipsis. Me parece que dice mucho sobre nuestra época que esos textos, precisamente estos más que los optimistas, produzcan la impresión de que pueden ser aplicados de forma inmediata a la actualidad.

 

Sigue leyendo