La riqueza

Hay todavía otro punto de vista desde el cual el desarrollo del capital fijo indica el grado de desarrollo de la riqueza en general o del desarrollo del capital. El objeto de la producción dirigida inmediatamente al valor de uso, y también inmediatamente al valor de cambio, es el producto, que está destinado al consumo. La parte de la producción destinada a la producción de capital fijo no produce objetos que son disfrutados inmediatamente, ni valores de cambio inmediatos; al menos no produce valores de cambio inmediatamente realizables. Depende, por lo tanto, del grado de productividad ya alcanzado el que una parte del tiempo de producción sea suficiente para la producción inmediata, y el que una parte cada vez mayor sea utilizada para la producción de medios de producción. Esto supone que la sociedad pueda esperar; que una gran parte de la riqueza ya creada pueda ser sustraída, tanto al disfrute inmediato, como a la producción destinada a ser disfrutada inmediatamente, para ser utilizada en el trabajo no inmediatamente productivo (dentro del mismo proceso de producción material). Esto requiere un nivel alto de la productividad ya alcanzada y un excedente relativo, y ciertamente este nivel está en relación directa a la transformación del capital circulante en capital fijo. De la misma manera que la magnitud del plustrabajo relativo depende de la productividad del trabajo necesario, así también la magnitud del tiempo de trabajo tanto vivo como objetivado utilizado para la producción de capital fijo depende de la productividad del tiempo de trabajo destinado a la producción directa de productos. Una superpoblación (desde este punto de vista), así como una superproducción es una condición para esto. Esto quiere decir que el resultado del tiempo utilizado para la producción inmediata tiene que ser relativamente demasiado grande para las necesidades inmediatas de la reproducción del capital utilizado en esta rama de la industria. Cuanto menos inmediatamente fructífero sea el capital fijo, cuanto menos intervenga en el proceso de producción inmediato, tanto mayor tiene que ser esta superpoblación y esta superproducción relativa; es decir, más para construir ferrocarriles, canales, acueductos, telégrafos, etc., que para construir máquinas directamente activas en el proceso de producción inmediato. De ahí -sobre esto volveremos más adelante- los permanentes desequilibrios y convulsiones en la permanente super y subproducción de la industria moderna, debida a la desproporción, según la cual unas veces es transformado demasiado y otras demasiado poco capital circulante en capital fijo.

 

            [[La creación de mucho tiempo disponible, al margen del tiempo de trabajo necesario para la sociedad en general y para cada miembro de la misma (es decir, espacio para el desarrollo pleno de las fuerzas productivas del individuo y, por tanto, también de la sociedad), esta creación de tiempo de no-trabajo se presenta, desde el punto de vista del capital, como en todos los estadios anteriores, como tiempo de no-trabajo, como tiempo libre para algunos individuos. El capital añade el hecho de que él aumenta el tiempo de plustrabajo de la masa mediante todos los instrumentos de la técnica y de la ciencia, porque su riqueza consiste directamente en la apropiación de tiempo de plustrabajo; ya que su finalidad es directamente el valor, y no el valor de uso. De esta forma el capital, malgré lui, es un instrumento que crea la posibilidad de tiempo social disponible, de la reducción del tiempo de trabajo para toda la sociedad a un mínimo que desciende cada vez más, y de la conversión del tiempo de todos en tiempo libre para su propio desarrollo. Pero su tendencia es siempre la de crear, por una parte, tiempo disponible y la de convertirlo, por otra, en plustrabajo. Si consigue lo primero demasiado bien, el capital sufre la superproducción, y entonces es interrumpido el trabajo necesario, porque no puede ser valorizado ningún plustrabajo por el capital. Cuando más se desarrolla esta contradicción, tanto más evidente resulta que el crecimiento de las fuerzas productivas no puede estar vinculado a la apropiación del plustrabajo ajeno, sino que la masa de trabajadores tiene que apropiarse su plustrabajo. Una vez que ella lo haya hecho -y con ello el tiempo disponible deja de tener una existencia antitética– el tiempo de trabajo necesario será medido, por un lado, por las necesidades del individuo social, y por otro, el desarrollo de la fuerza productiva social crecerá de forma tan rápida, que, a pesar de que ahora la producción es calculada sobre la base de la riqueza de todos, aumenta el tiempo disponible de todos. Pues la riqueza auténtica es la fuerza productiva desarrollada de todos los individuos. Entonces ya no es en modo alguno el tiempo de trabajo, sino el tiempo disponible la medida de la riqueza. El tiempo de trabajo como medida de la riqueza fundamenta la riqueza sobre la pobreza, y pone al tiempo disponible  como tiempo que existe en y a través de la antítesis con el tiempo de plustrabajo, o lo que es igual, supone la posición de todo el tiempo de un individuo como tiempo de trabajo y como degradación de este individuo a mero trabajador, subsumido bajo el trabajo. La maquinaria más desarrollada obliga ahora, por lo tanto, al trabajador a trabajar más tiempo de lo que hace el salvaje, o de lo que trabaja él mismo con los instrumentos más simples y toscos.]]

 

 

(…)

 

            [[De la misma forma que con el desarrollo de la gran industria, la base sobre la que se descansa -apropiación de tiempo de trabajo ajeno- deja de constituir o de crear la riqueza, así también, con dicho desarrollo, el trabajo inmediato deja de ser en cuanto tal base de la producción, ya que, por un lado, es transformado en una actividad reguladora y de vigilancia, y por otro, además, porque el producto deja de ser producto del trabajo inmediato individual y porque es la combinación de la actividad social la que se presenta como productor. (…)]]

 

 

(…)

 

[[La auténtica economía -ahorro- consiste en ahorro de tiempo de trabajo; (mínimo (y reducción a un mínimo) de los costes de producción); pero este ahorro se identifica con el desarrollo de las fuerza productiva. No se trata, por lo tanto, de una renuncia a gozar de algo, sino de un desarrollo de las fuerzas, de la capacidad de producción, y en consecuencia, de un desarrollo tanto de la capacidad como de los medios de disfrute. La capacidad de disfrutar es condición para disfrutar, y es, por lo tanto, su primer instrumento; esta capacidad equivale al desarrollo de un talento individual, de la fuerza productiva. El ahorro de tiempo de trabajo equivale al aumento de tiempo libre, es decir, al aumento de tiempo para el pleno desarrollo del individuo, que a su vez repercute como la fuerza productiva máxima sobre la productividad del trabajo. Desde el punto de vista del proceso de producción inmediato puede ser considerado como producción de capital fijo; siendo este capital fijo el hombre mismo. El hecho de que además el tiempo de trabajo inmediato no puede permanecer en abstracta antítesis al tiempo libre -tal como se presenta desde el punto de vista de la economía burguesa- se comprende por sí mismo. El trabajo no puede convertirse en juego, como quiere Fourier, al cual pertenece el gran mérito de haber expresado como finalidad última la supresión no de la distribución, sino del modo de producción mismo en su forma superior. El tiempo libre -que es tanto tiempo de ocio como tiempo para una actividad superior- ha transformado naturalmente a su poseedor en otro sujeto y en cuanto este otro sujeto entra él entonces en el proceso de producción inmediato. Y este proceso es al mismo tiempo, disciplina, si se le considera en relación al hombre que deviene, y ejercicio, ciencia experimental, ciencia materialmente creadora que se objetiva en relación con el hombre ya devenido, en cuya cabeza existe el saber acumulado de la sociedad. Para ambos, el trabajo, en la medida que requiere una actividad manual práctica y movimiento libre, como en la agricultura, es al mismo tiempo ejercicio.

 

            A medida que se desarrolla el sistema de la economía burguesa, se desarrolla también la negación de sí misma, que es su último resultado. Todavía tenemos que seguir con el proceso de producción inmediato. Si consideramos la sociedad burguesa en su totalidad, la sociedad misma, es decir, al hombre mismo en sus relaciones sociales, se presenta siempre como último resultado del proceso de producción social. Todo lo que tiene una forma definida, como producto, etc., se presenta sólo como momento, como momento evanescente, en este movimiento. El mismo proceso de producción inmediato se presenta aquí exclusivamente como momento. Las condiciones y objetivaciones del proceso son igualmente momentos del mismo, y solamente los individuos aparecen como sujetos del mismo; pero los individuos en relaciones recíprocas, que ellos reproducen y producen de nuevo. Su propio y constante proceso de movimiento, en el que ellos se renuevan tanto a sí mismos como al mundo de la riqueza, que ellos crean.]]

 

 

Marx, K. Líneas fundamentales de la crítica de la economía política (Grundrisse). [Segunda mitad]. Crítica, Barcelona, 1978. Págs. 92-98

Anuncios

2 comentarios to “La riqueza”

  1. En los manuscritos publicados como “Teorías sobre la plusvalía” se encuentra este pasaje:

    Pero free time, disposable time, es la riqueza misma –en parte para el disfrute del producto y en parte para free activity–, que no esté determinada como el trabajo por la coacción de un fin exterior que tiene que ser cumplido, sea ese cumplimiento necesidad natural o deber social.
    Se comprende de suyo que el time of labour mismo, en cuanto se limita a una medida normal, a la vez que ya no transcurre para otro sino para mí mismo, junto con la superación de las oposiciones sociales entre master and men etc., adquiere, como trabajo realmente social, como base en fin del tiempo disponible, un carácter totalmente diferente, más libre; se entiende por sí mismo que el tiempo de trabajo de un hombre que dispone a la vez de tiempo libre tiene que poseer una cualidad superior que la del tiempo del animal de trabajo (MEW, 26.3, 253).

  2. La riqueza real de la sociedad y la posibilidad de ampliar constantemente el proceso de su reproducción no dependen de la duración del plustrabajo, pues, sino de su productividad y de las condiciones más o menos fecundas de producción en que aquí se lleva a cabo. De hecho, el reino de la libertad sólo comienza allí donde cesa el trabajo determinado por la necesidad y la adecuación a finalidades exteriores; con arreglo a la naturaleza de las cosas, por consiguiente, está más allá de la esfera de la producción material propiamente dicha. Así como el salvaje debe bregar con la naturaleza para satisfacer sus necesidades, para conservar y reproducir su vida, también debe hacerlo el civilizado, y lo debe hacer en todas las formas de sociedad y bajo todos los modos de producción posibles. Con su desarrollo se amplía este reino de la necesidad natural, porque se amplían sus necesidades; pero al propio tiempo se amplían las fuerzas productivas que las satisfacen. La libertad en este terreno sólo puede consistir en que el hombre socializado, los productores asociados, regulen racionalmente ese metabolismo suyo con la naturaleza poniéndolo bajo su control colectivo, en vez de ser dominados por él como or un poder ciego, que lo lleven a cabo con el mínimo empleo de fuerzas y bajo las condiciones más dignas y adecuadas a su naturaleza humana. Pero éste siempre sigue siendo un reino de la necesidad. Allende el mismo empieza el desarrollo de las fuerzas humanas, considerado como un fin en sí mismo, el verdadero reino de la libertad, que sin embargo sólo puede florecer sobre aquel reino de la necesidad como su base. La reducción de la jornada laboral es la condición básica.
    Mew, 25, 828

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: